Haim Saban: el romance corrupto de Univisión con los demócratas

La cadena ha servido de cuartel general a la agenda globalista en Estados Unidos

Haim Saban, un egipcio de origen judío, compró Univisión por algo más de 13 mil millones de dólares. Desde su compra, la cadena ha servido de cuartel general a la agenda socialista y demócrata en Estados Unidos. Sus ataques a los conservadores norteamericanos, a los politicos republicanos y su abierta propaganda a las campañas demócratas, son bien conocidas.

Saban ha sido un donante generoso y consistente para el Partido Demócrata de Estados Unidos, de acuerdo con los registros de las declaraciones mandatorias a la Comisión Federal de Elecciones. Mother Jones, en un análisis de los principales donantes a las campañas de ciclo de elecciones de 1998, ubicó a Saban en el puesto 155 entre los donantes individuales.

Amy París señaló que la generosidad de Saban en la era Clinton: “No quedó sin recompensa. Durante la administración Clinton, el  ejecutivo del entretenimiento formó parte del Concilio de Exportación del Presidente para asesorar a la Casa Blanca en temas de comercio”. The New York Times informó que Haim y su esposa “dormían en la Casa blanca en varias ocasiones durante los dos mandatos del presidente Clinton”. Saban mantiene una estrecha amistad con el expresidente. Clinton describió a Saban como “muy buen amigo y seguidor”. Saban contribuyó entre 5  a 10 millones de dólares a la Fundación Clinton.

Durante las elecciones presidenciales del año 2000, Saban ascendió a la posicion 5 entre los donantes individuales a los Clinton con una contribución combinada de 1.250.500 dólares. Mateo Yglesias escribió que “Saban fue el mayor contribuyente al Comité Nacional Demócrata durante el ciclo 2001-2002”. La contribución de Saban durante el periodo 2001-2002 superaron los 10 millones, la donación más grande que el DNC ha recibido de una fuente única hasta ese momento.

En septiembre de 2004, Hillary Clinton describió a Saban como un muy buen amigo, defensor y asesor: “Estoy muy agradecida por su compromiso con Israel, a una paz justa y duradera en el Oriente Medio y para el trabajo de mi Fundación, sobre todo en materia de conciliación.” En mayo de 2007, Haim declaró públicamente su apoyo a Clinton en las elecciones presidenciales de 2008. En junio de 2007, Saban y Steven Spielberg patrocinaron una recaudación de fondos para Hillary Clinton en la casa de Peter Chernin, presidente de News Corporation. De acuerdo con el diario Los Angeles Times consiguieron recaudar algo más de 850.000 dólares.

En marzo de 2008, Saban se encontraba junto a un grupo de grandes donantes judíos que firmaron una carta dirigida a la líder del Partido Demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, advirtiéndole “mantenerse fuera de las primarias presidenciales demócratas”. Los donantes, que “eran firmes partidarios de la Sen . Hillary Rodham Clinton en su  campaña presidencial”, “se enojaron por una entrevista en marzo 16 en la que Pelosi dijo que los ‘superdelegados’ del partido deben prestar atención a la voluntad de la mayoría en la selección de un candidato”. En la carta a Pelosi los donantes, “firmes partidarios de la DCCC” transmitían un mensaje implícito, según la Agencia Telegráfica Judía, que Pelosi podría perder su apoyo financiero en importantes elecciones futuras para el Congreso.

El 19 de mayo de 2008 se informó que Haim Saban había “ofrecido 1 millón de dólares a la organización Jóvenes Demócratas de América durante una conversación telefónica, en la que también presionó a dos superdelegados no comprometidos de la organización, para que respaldaran a Hillary Clinton como el candidato demócrata a la presidencia”.

Saban apoya a Hillary Clinton para presidente de los Estados Unidos en estas elecciones del 2016. Entre junio de 2015 y junio de 2016, él y su esposa han donado 7 millones de dólares a ‘Prioridades EE.UU’, un Súper PAC que apoya la candidatura de Hillary Clinton. Mientras tanto, Saban ha calificado al candidato republicano Donald Trump como “un peligro para Estados Unidos”.

Saban y su cadena Univisión han faltado a la ética y el compromiso de imparcialidad al que están sujetos los medios de información. Servir de plataforma propagandística a un partido político es insultante para un sector de la comunidad que tiene una perspectiva diferente. Mientras tanto, seguiremos denunciando la agenda globalista, socialista, izquierdista y corrupta de los medios de comunicación hispanos en Estados Unidos.

Categories
Alex S Gonzalez
No Comment
Donate/Donación

RELATED BY

  • Se escucha con frecuencia la frase “eso no es socialismo” cuando apartecen las terribles consecuencias en los países que se aplica. He encontrado que los que repiten la frase son...